¿Quiénes conspiraron el retroceso de los diputados?

* YA SE VEÍA VENIR…

 

Legalmente, están muertas las reformas que los diputados locales hicieron a la Constitución del estado y con las que pretendían que los ayuntamientos entregaran sus cuentas públicas de forma mensual y no trimestral como actualmente lo hacen.

 

Fueron alrededor de 41 municipios que rechazaron las adecuaciones impulsadas por la diputada de Morena María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi.

 

Desaprobación que fue notificada dentro del plazo de 30 días que establece el artículo 120 de la Constitución local.

 

En consecuencia, en el Poder Legislativo tendrán que desechar las adecuaciones a los artículos 54 y 70 de la legislación estatal porque no se cumplió con el trámite que se requería para que pudieran entrar en vigor.

 

Pero, ¿Quiénes fueron los ayuntamientos que conspiraron el retroceso de los diputados?

 

En la lista de los que votaron por la “no aprobación” de las adecuaciones hechas por los integrantes del Congreso local son: Acuamanala, Apetatitlán, Atlangatepec, Benito Juárez, Calpulalpan, Cuapiaxtla, El Carmen Tequexquitla, Emiliano Zapata.

 

También aparecen Huamantla, Lázaro Cárdenas, Mazatecochco, Muñoz de Domingo Arenas, Nanacamilpa, Nativitas, Panotla, Papalotla, Zacualpan, Huactzinco, Axocomanitla, San Lucas Tecopilco.

 

Y Santa Ana Nopalucan, Santa Catarina Ayometla, Quilehtla, Tenancingo, Tepetitla, Tepeyanco, Terrenate, Tetla de la Solidaridad, Tetlatlahuca, Tlaxcala, Tlaxco, Xicohtzinco, Yauhquemehcan, Zitlaltepec, así como otros cinco más, que fueron los ayuntamientos que frenaron las reformas.

 

Municipios que forman parte de todos los colores partidistas y que se agruparon para manifestar su rechazo a las decisiones legislativas del Congreso del estado.

 

Ante el fracaso legislativo que recibieron la mayoría de diputados de la LXIII Legislatura, dentro del Poder Legislativo ya se preparan para aceptar el revés jurídico y retroceder legalmente para enterrar las adecuaciones que fueron validadas en el pleno del Congreso el pasado 25 de noviembre.

 

El domingo 25 de octubre pasado, hace nueve días, venció el periodo de 30 días que la Constitución otorga a los 60 ayuntamientos para contestar afirmativa o negativamente las reformas que los congresistas efectuaron a los artículos de la Constitución de Tlaxcala.

 

Y, hoy o a más tardar la próxima semana, los propios diputados tendrán que reconocer la decisión del más del 50% de las autoridades municipales que han decidido seguir presentando sus cuentas públicas de manera trimestral y no cada 30 días.

 

**** YA SE VEÍA VENIR…

En eso de la conspiración, qué tremendo asunto se traen las autoridades educativas locales en el subsistema Cecyte.

 

En la edición impresa del 22 de noviembre pasado, abc advirtió en su opinión denominada “Ojo Vigilante”, que en este subsistema educativo había números y cuentas que no cuadraban.

 

A continuación transcribo lo publicado por esa columna de aquella fecha:

“Quienes conocen la situación actual de Cecyte, dicen que Luis Vargas González se llevará una sorpresa no muy grata en su nuevo centro de trabajo”.

 

“Pues aseguran que en la institución educativa de nivel medio superior hay un hoyo financiero de aproximadamente 60 millones de pesos, eso es lo que dicen en los pasillos de la Dirección General”.

 

“Además de que se enfrentará a las exigencias de tres sindicatos rijosos del Cecyte que fueron los encargados de hacerle la vida de cuadritos a José Luis González Cuéllar, exdirector, a quien finalmente lograron que lo retiraran del sistema educativo antes de que terminaran por reventarlo”.

 

“En conclusión, Luis Vargas se sacó la rifa del tigre, bueno es lo que dicen, ya se verá cómo lo reciben los dirigentes sindicales en el puesto que ya ha ocupado anteriormente”.

 

Cohete que terminó por explotar en las últimas horas y días en el Cecyte, en un clima de acusaciones de despidos por irregularidades de una parte y de renuncias voluntarias por la otra.

 

Las cuestiones parecen estar tan complicadas que ayer públicamente renunció Luis Vargas.

 

Seguramente en los próximos días habrá información más clara de lo que pasa porque este asunto del presunto déficit de 114.8 millones de pesos en el subsistema educativo, se terminó por enrarecer.

 

¿Cómo terminará este embrollo en el Cecyte de Tlaxcala?

 

No defiendo y tampoco acuso a nadie, pero, ¿quién tiene la razón?

 

Ya veremos si se aclara y cómo es que se clarifica este embrollo que puede convertirse en un escándalo más grande.

Author: Jaime Xochitototl Cote

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.