María Mayela, una madre, esposa, hermana e hija, que patrulla las calles de Apizaco

Apizaco / María Mayela, una madre, esposa, hermana e hija, que patrulla las calles de Apizaco


AUTOR. ABC STAFF


“Mi hijo se movía en mi vientre, y yo detenía la hemorragia de un macheteado”, una de las anécdotas de la policía, que además es abogada

Con 15 años en la corporación, 39 de vida, tres hijos y cientos de experiencias, María Mayela Cecilia García Mata, patrulla las calles de Apizaco con el firme sentimiento y objetivo de proteger a los ciudadanos, incluso hoy, que se conmemora el Día Internacional de la Mujer.

En los 15 años que ha estado en la corporación ha sido víctima de no ser reconocida como capaz de desempeñar la “titánica” tarea de ser policía, pero en la administración que encabeza Julio César Hernández Mejía, su situación cambio.

“Tengo que reconocer al presidente municipal Julio César Hernández Mejía y al Comisario Carlos Cárdenas Ramírez, ya que ellos reconocieron mi trabajo y me ascendieron para dejar de ser raso y ahora soy Policía Tercero, es decir, llevo el mando en la patrulla a mi cargo”.

Recordó que en las pasadas administraciones no confiaron en ella, y ahora ocupa el primer lugar en puestas a disposición de personas por la comisión de delitos, ante el agente del Ministerio Público.

María Mayela es madre de tres hijos de 19, 14 y 12 años de edad, por ello, aceptó que ha sido muy complicado combinar la tarea de portar un uniforme con ese rol, pues en muchas ocasiones “importantes”, no ha podido estar al lado de sus queridos.

Recordó que en las enfermedades de sus hijos no ha podido estar, incluso, en un accidente que sufrió su progenitora.

Entre las anécdotas que recuerda, destacó la que hace 15 años vivió, cuando con su hijo Emmanuel en el vientre, le tocó atender a un hombre que fue víctima de agresiones con un machete.

“Recuerdo que ya estaba cerca la fecha para que diera a luz, cuando nos pidieron que fuéramos apoyar a un hombre que machetearon en la esquina que forman las calles Zaragoza y 5 de Febrero, en la colonia Centro de Apizaco, y le tuve que detener las hemorragias en lo que llegaba la ambulancia, y en mi estómago sentía como brincaba mi hijo, por eso son súper héroes, siempre han estado en la corporación”.

Adversidades y ausencias superadas.

María Mayela aceptó que por su trabajo no ha podido estar al ciento por ciento con sus hijos que ahora son adolescentes, edad en la que demandan mayor atención de sus padres, “pues tienen cambios de humor, de sentimientos y no he podido estar, pero mis hijos han sido muy comprensivos conmigo, de hecho dicen estar orgullosos de mi”.

La mentalidad de algunos pobladores ha tenido que superar, pues recordó que en la población que le toca patrullar y de la cual es vecina, Santa Anita Huiloac, al principio no la aceptaban por el hecho de ser mujer.

“Había una persona de la tercera que no me creía capaz de desempeñar la función de patrullar y dar seguridad en las calles, hasta que un día observó como aseguré a un drogadicto que estaba causando problemas en ese lugar, y así me fui ganando su respeto, día a día, con trabajo, con esfuerzo, pero sobre todo con el sentimiento de proteger a los ciudadanos”.

La sociedad sólo ve lo malo.

Lamentó que muchas veces los ciudadanos sólo vean lo malo de las personas que portan un uniforme, pero no que trabajan 24 horas seguidas, que no pueden estar en los momentos importantes de sus seres queridos y que todos los días, cuando abordan una patrulla, ponen en riesgo sus vidas.

“La gente siempre ve los puntos malos, pero cuando la policía trabaja no lo nota nadie, sienten que lo hacemos por obligación, pero no es así, nos nace protegerlos, es por convicción, es un honor servirles”.

Mujer preparada, primer lugar en puestas a disposición, María Mayela se ganó la confianza de sus mandos primero por su desempeño ética y profesionalismo, pues cuando entró a la corporación sólo contaba con la secundaría, pero en la corporación de Apizaco, terminó la preparatoria y en junio de 2013 inició la licenciatura, y en 2016 se recibió como abogada.

Además, es la policía con más puestas a disposición ante el agente del Ministerio Público, incluso, participó en el reciente aseguramiento de tres personas que se introdujeron a un domicilio a robar.

“Sí, me tocó entrar sola primero, pues fuimos el primer contacto, pero mi escolta se quedó en el exterior y yo ingresé sola, con el temor de que los sujetos podían estar armados, pero en la Policía tenemos que correr esos riesgos, eso sí, con las medidas de seguridad pertinentes”.

Las mujeres son capaces, confíen en ellas: María Mayela.

Por último, recomendó a las empresas, Ayuntamientos, corporaciones, entre otras, a confiar en las mujeres.

“Mujeres, crean que pueden hacer lo que quieran, son las personas más fuertes del mundo, somos protectoras del hogar, de nuestros hijos, el brazo derecho de nuestras parejas, deben creer que todo lo que se propongan lo pueden hacer, con la bendición y protección de Dios”.

María Mayela Cecilia fue ascendida en la administración que encabeza Julio César Hernández Mejía, y al frente de la corporación el Comisario Carlos Cárdenas Ramírez.

[email protected]
f/
t/ @