Anuncios



AUTOR.

Regina García Lozano


OPINIÓN | La pelea por el poder

Destacada,En Portada,Escenarios,Opinión / OPINIÓN | La pelea por el poder

Regina García Lozano |

ESCENARIOS

El 14 de diciembre es la fecha en la que concluye el plazo para registrar ante el Instituto Nacional Electoral (INE) las formulas que competirán en la elección presidencial del 2018, la gran incógnita es si el Frente Ciudadano por México (FCM), logrará concretar la alianza, debido a la falta de conciliación de las partes para definir el método de selección de sus candidatos; los porcentajes en que cada partido podrá designara a sus candidatos a los diferentes puesto de elección popular o las gubernaturas en las que también irá en coalición.

El problema está centrado en que a los perredistas no les gusta la idea de un abanderado por “dedazo” y de que su precandidato Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, se baje de la contienda sin la oportunidad de enfrentarse a un proceso interno con las otras apuestas de los partidos que integran el Frente, ya que PAN y MC se han declarado a favor de impulsar la candidatura a la presidencia de Ricardo Anaya Cortés.

El camino no está totalmente planchado para Ricardo Anaya Cortés, pero dos de los tres partidos que integran el Frente Ciudadano por México, el PAN, que él dirige, y Movimiento Ciudadano (MC), que encabeza Dante Delgado Rannauro, están de acuerdo en que sea el candidato a la Presidencia de la República; mientras que a Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, le encuentran una salida hacia el Senado de la República.

Para dicho razonamiento fueron tomados en cuenta los resultados de 2015 y el número de gubernaturas obtenidas por cada partido, por lo tanto la candidatura a la presidencia le corresponde al PAN, mientras que las candidaturas para el senado al PRD, al igual que la jefatura de gobierno.
Para los panistas la propuesta de Dante Delgado de apuntalar a Anaya en la carrera presidencial fue vista con buenos ojos, pues concuerda con el planteamiento que hizo el PAN desde un principio: que el candidato presidencial debería emanar de sus filas en razón a la intención del voto que tienen a nivel nacional, por encima del PRD y MC.

Sin embargo, contrario a lo que Dante Delgado propuso, los perredistas no quieren dedazo y apuestan por llevar a su precandidato Miguel Ángel Mancera a una contienda interna, luego de que este lunes cerrarán filas en torno a él.

Para la perredista no hay un ruptura por el tema del candidato presidencial y para el Sol Azteca no hay otro escenario posible a ir en una coalición, no se han cansado de reiterar que el Frente va firme, va en ruta, lo que es un hecho es que la división está comenzando a reinar y pone al filo de la navaja la permanecía del frente.

El segundo motivo que obstaculiza al Frente Ciudadano por México, son las negociaciones de las candidaturas al Congreso de la Unión y a las gubernaturas en juego. Ya que existe un avasallamiento del PAN quien quiere el 50% de las candidaturas al congreso de la Unión y el 50% restante para MC y PRD que se repartiría de de forma igualitaria. Mientras que el PRD propone un 48% para el PAN, 36% PRD y 16% MC. Por lo mismo tampoco hay acuerdos para las candidaturas de los gobiernos estatales.

Aunque cada una de las fuerzas políticas que conforman el Frente Ciudadano por México está llevando sus procesos internos, procedimientos que resultan innecesarios, si es que se va a llevar acabo una alianza entre todos.

A una semana de que se llegue la fecha límite para registrar las coaliciones ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Dante Delgado emplazó al PAN y al PRD, a llegar a un acuerdo en torno a la candidatura presidencial en 72 horas, de lo contrario, dijo, su partido tomará sus decisiones.
En caso de concretarse la candidatura de Ricardo Anaya Cortés, el voto de la derecha se dividirá entre José Antonio Meade Kuribreña por PRI, Anaya por el Frente Ciudadano por México y Margarita Zavala Gómez del Campo, por la vía independiente.

En ese escenario, Andrés Manuel López Obrador como abanderado de Morena concentrará todo el voto de la izquierda, pues Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, aunque en caso de aparecer en la boleta como independiente, no logrará restarle los votos suficientes del electorado que el tabasqueño tiene cautivo, como para debilitarlo.

Con el voto de la derecha dividido y un candidato único de la izquierda, el escenario que se vislumbra con Meade disputando votos a Zavala y al candidato del Frente, Anaya como candidato por el Frente, se presenta una situación más que conveniente para López Obrador. Lo que no sucedería si Miguel Ángel Mancera llegará a la boleta con el Frente o sin él, pues le quitaría votos a la izquierda, hasta ahora concentrada con Morena.
Mientras más opciones aparezcan en la boleta electoral, es mejor para el PRI. Es decir si van por separado en la boleta PAN y PRD, esto beneficia al PRI, y partiría en dos a la izquierda si va Mancera. Si Margarita Zavala va en la boleta parte en dos al PAN. Con ese escenario el PRI estaría feliz. Al PRI le conviene que el Frente se reviente porque le interesa mucho que se fragmenten sus antagonistas en la boleta, más los candidatos independientes que logren registro fraccionaria aún más el voto.

Si bien Mancera le quitaría votos a Obrador, un candidato como Anaya le beneficiaría, para que al final la contienda se cerrará entre Meade y Obrador, si no aparece en la boleta un candidato realmente ciudadano, que represente una nueva propuesta, dentro de estas opciones no son viables Mancera o Anaya, pues no son perfiles puramente ciudadanos.

Aunque Anaya Cortés y Margarita Zavala competirían con José Antonio Meade por el voto de la derecha, el espacio electoral de la derecha y centro derecha es más grande que el de la izquierda.

Lopez Obrador se enfrenta a la paradoja de ser el candidato más querido en este momento, como ser el que menos gente quiere. Si se logra concentrar el voto en una sola figura como la de Meade, el PRI podría ganar. Pero de mantener un 10% Margarita y el PAN sostener en un 15 a 20%, se fragmentaria el voto, y Meade no podría ganarle a Obrador.

En tanto en las encuestas más recientes Andrés Manuel López Obrador y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se mantienen en primer lugar tanto como candidato y partido a la Presidencia de la República en la contienda electoral de 2018, mientras que José Antonio Meade Kuribreña y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se sitúan en el tercer lugar, de acuerdo con una encuesta publicada en El Universal.

Según datos de la encuesta Buendía & Laredo, revelan que después del destape de Meade como precandidato del PRI a la Presidencia de la República, Morena y PAN cayeron un punto porcentual respecto a noviembre, Morena se sigue manteniendo en primer lugar en las preferencias electorales con el 24%; el PAN también se mantiene en segundo lugar como uno de los partidos más votados con el 18%, mientras que el PRI con el 16% por tercera medición consecutiva.

En cuanto a alianzas el Frente Ciudadano por México (PRD-PAN-MC) empatan con una alianza entre Morena y el Partido del Trabajo (PT) con el 27% de las preferencias electorales, mientras que una posible alianza entre el PRI y el PVEM tiene 8%.

En tres escenarios que se presentaron a los encuestados, señala la encuesta, donde dos asumen que se concreta el Frente Ciudadano por México y en un tercero se presentan candidaturas del PAN, PRD y MC, AMLO se mantiene como el aspirante más votado, Anaya y Mancera como candidatos del Frente en segundo lugar, mientras que Meade tanto candidato del PRI o en alianza con el PVEM aparece en el tercer lugar.

En otra sondeo realizado en semejantes fechas, Andrés Manuel López Obrador, dirigente del partido Movimiento Regeneración Nacional, se colocó en el primer lugar de opción de voto entre la población con 27.8%, seguido de cerca por José Antonio Meade con el 21.5% para la Presidencia de la República, en una encuesta realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica. Con una amplia diferencia entre los dos primeros con quien se colocaría en la tercera posición se ubica Ricardo Anaya, con el 9.2%.

Independientemente de las encuestas y sus resultados temporales, es un hecho que de no concretarse el Frente, los resultados se reflejaran sin duda en el animó y gustos de la ciudadanía que así lo expresara en los sondeos posteriores.

Lo criticable para los integrantes del Frente Ciudadano y sus dirigentes nacionales y estatales, es que estén cayendo en los mismos vicios que tanto critican y utilizan como arma para desacreditar a los demás partidos, pues desde la conformación de dicho Frente declararon que la finalidad del frente era ser parte y colaborar para la construcción de un mejor país; donde imperara el bienestar común y se acabará con las desigualdades que aquejan al país; definir un nuevo régimen político, cosa que ha quedado solo en palabras bonitas para cautivar a los ciudadanos que tratan de ver lo mejor de cada situación, pues el espíritu de dicho Frente está corrompido por las ambiciones personales y de grupo que solo desean acceder a las mieles del poder.

mg0607806@gmail.com
f/
t/ @


Siguiente opinion